Otoño caliente

Interesante reflexión de Juan José Millas para El País.

Es muy de agradecer que los mercados hayan dado a Zapatero órdenes tajantes de adelantar las elecciones. De otro modo, y en vista de la pericia que está demostrando en la marcha atrás, podría cargarse las leyes relacionadas con la igualdad y los derechos civiles que él mismo impulsó durante la primera legislatura. Resulta impresionante la velocidad a la que conduce la locomotora en dirección contraria a sí mismo. Aspiraba a ser un presidente borgiano y ha devenido en un converso radical, de los que se comen a los caníbales. Si antes le molestaba que los poderosos votaran todos los días del año, ahora le irrita que no lo hagan cada hora. Pero él está dispuesto a enmendar ese error de la naturaleza, le va a hacer a Rajoy el programa de siete legislaturas, para que no tenga necesidad de salir del letargo que se le atribuye. Ha dejado sin espacio a los partidarios de la derecha económica y a los de la extrema derecha financiera. Y para que quede claro quién manda aquí, gobierne quien gobierne, comunica sus decisiones al líder del PP antes que a los órganos del PSOE y que al mismísimo Rubalcaba, cuyo pragmatismo felipista, en tal situación, parece un realismo de provincias. En todo esto hay muy poco Borges y mucho Lazarillo de Tormes, o sea, más picaresca española que metafísica rioplatense. Y democracia cero, claro, lo llaman democracia y no lo es. Menos mal, ya decimos, que los mercados, como los ricos franceses, tienen su sensibilidad y le han dado órdenes de dejar de romper piernas, que se estaba pasando. En todo caso, ha puesto contra las cuerdas a su propio partido, a IU, a los sindicatos y al 15-M, que están lógicamente a cinco minutos de tomar la calle. Esto es lo que se llama no decepcionar al respetable. En otras palabras, una biografía, literalmente hablando, de la hostia. El otoño caliente está servido.

Hasta la próxima respuesta.

Ese adorable asesino en serie

Hace poco volvimos a engancharnos con la serie “Dexter”, esa que cuenta las vicisitudes e inquietudes de un asesino en serie, que intenta, siguiendo un código enseñado por su padre adoptivo (policía de Miami), vivir como una persona normal entre los demás. Después de cinco intensas temporadas hemos estado esperando el anuncio de una sexta, sin saber si habría o no una continuación.

Y parece que ya la tenemos aquí…

Y como dice el adelanto de la temporada… “Él va a convertirte en creyente”

Un saludo y hasta la próxima respuesta.

P.D: Ganas de ver a james Olmos como malote…

El rídiculo del alpinismo español en el Lhotse

Vaya movida se ha montado en torno a Juanito Oiarzabal, Edurne Pasabán, Carlos Pauner, Lolo González y demás personas implicadas (porque hay más) con la conquista del Lhotse y el posterior rescate. Una polémica agria, rara, extraña, que surge al intentar rescatar a una serie de alpinistas que se negaron a tomar oxígeno para poder bajar por sus propios medios al campo base.

Como muestra, un par de vídeos. El primero, las agrias declaraciones de Oiarzabal (que a mi entender se pasa tres pueblos…) y la réplica de Pasabán.

Si a alguien le interesa saber más de este ridículo espectáculo, le recomiendo que lea el artículo de Darío Rodríguez  “¿Qué pasó en el Lhotse?”, publicado en la revista Desnivel de este mes de Julio, donde encontraréis informaciones más impactantes todavía.

Hasta la próxima.

P.D. Las explicaciones de Juanito Oiarzabal  aquí.

Nuevos comienzos de viejos amigos

La entrada de hoy será breve. Simplemente quería dejar constancia de las nuevas aventuras “blogeras” de unos viejos zorros en esto del posteo y el blogging. Mi amigo Alberto, creador y primera pluma de Al Rebullón, ha abandonado su magnífico Días Fueron Siete y se ha lanzado a una nueva aventura en Tumblr, con “Mi Papelera”, un lugar que el mismo define así: “cuando hago un garabato, en vez de arrugar el papel y tirarlo a la papelera acaba colgado aquí. Con más razón si el dibujo lo hago con el móvil, no iba a ganar para móviles si los tirase a la papelera”

Lleno de esos dibujos (y de esas historias) tan suyos, tan personales, en “Mi Papelera” encontraréis un rincón de lo cotidiano convertido en arte (tus dibujos lo son amigo) a través de la mirada caustica de Alberto. No os lo podéis perder.

Mi amigo Sergio, maestro rural (creador de este increíble blog titulado “Cuaderno del Maestro”), bicicletero y de Palencia (para más señas), se ha marcado un pedazo de blog de noticias curiosas titulado “No se si lo sabes…”, donde desgrana y aporta para el común de los mortales un motón de noticias curiosas e interesantes sobre el mundo que nos rodea. Estas noticias están relacionadas con sus gustos e inquietudes personales, pero son tan actuales e universales que estoy seguro que también serán de vuestro interés. No dejéis de visitarlo, os gustará.

Un ejemplo de noticia: Kilian Jornet conquista el Monte Olimpo

Espero que estas recomendaciones, hechas con el corazón, lleguen lo más lejos posible y estos increíbles lugares se llenen de seguidores y de comentarios.

Hasta la próxima respuesta.

SALUDos.

¡¡Indignaos!!

Escuché hace unos días en el programa “Asuntos Propios” de RNE, de la existencia de un panfleto que había escrito un señor mayor francés (Stéphane Hessel), en el que animaba y arengaba a la (dormida) sociedad francesa ( y por extensión a toda la sociedad europea) a movilizarse y a actuar contra los acontecimientos y cambios que nos están sacudiendo por todos los lados.

El panfleto, de incendiario título (¡¡Indignaos!!) no llega a las treinta páginas, pero aún así ha sido una auténtica revolución en el país galo. Y para mejorar esta noticia, he descubierto en prensa que el prólogo del libro es del genial José Luis Sampedro. Y como creo que esto debe ser compartido y leído por todos,aquí les dejo este magnífico prólogo. Con todos ustedes… José Luis Sampedro en el prólogo de ¡¡¡Indignaos!!!

Yo también nací en 1917. Yo también estoy indignado. También viví una guerra. También soporté una dictadura. Al igual que a Stéphane Hessel, me escandaliza e indigna la situación de Palestina y la bárbara invasión de Irak. Podría aportar más detalles, pero la edad y la época bastan para mostrar que nuestras vivencias han sucedido en el mismo mundo. Hablamos en la misma onda. Comparto sus ideas y me hace feliz poder presentar en España el llamamiento de este brillante héroe de la Resistencia francesa, posteriormente diplomático en activo en muchas misiones de interés, siempre a favor de la paz y la justicia.

¡INDIGNAOS! Un grito, un toque de clarín que interrumpe el tráfico callejero y obliga a levantar la vista a los reunidos en la plaza. Como la sirena que anunciaba la cercanía de aquellos bombarderos: una alerta para no bajar la guardia.

Al principio sorprende. ¿Qué pasa? ¿De qué nos alertan? El mundo gira como cada día. Vivimos en democracia, en el estado de bienestar de nuestra maravillosa civilización occidental. Aquí no hay guerra, no hay ocupación. Esto es Europa, cuna de culturas. Sí, ése es el escenario y su decorado. Pero ¿de verdad estamos en una democracia? ¿De verdad bajo ese nombre gobiernan los pueblos de muchos países? ¿O hace tiempo que se ha evolucionado de otro modo?

Actualmente en Europa y fuera de ella, los financieros, culpables indiscutibles de la crisis, han salvado ya el bache y prosiguen su vida como siempre sin grandes pérdidas. En cambio, sus víctimas no han recuperado el trabajo ni su nivel de ingresos. El autor de este libro recuerda cómo los primeros programas económicos de Francia después de la segunda guerra mundial incluían la nacionalización de la banca, aunque después, en épocas de bonanza, se fue rectificando. En cambio ahora, la culpabilidad del sector financiero en esta gran crisis no sólo no ha conducido a ello; ni siquiera se ha planteado la supresión de mecanismos y operaciones de alto riesgo. No se eliminan los paraísos fiscales ni se acometen reformas importantes del sistema. Los financieros apenas han soportado las consecuencias de sus desafueros. Es decir, el dinero y sus dueños tienen más poder que los gobiernos. Como dice Hessel, “el poder del dinero nunca había sido tan grande, insolente, egoísta con todos, desde sus propios siervos hasta las más altas esferas del Estado. Los bancos, privatizados, se preocupan en primer lugar de sus dividendos, y de los altísimos sueldos de sus dirigentes, pero no del interés general”

¡INDIGNAOS!, les dice Hessel a los jóvenes, porque de la indignación nace la voluntad de compromiso con la historia. De la indignación nació la Resistencia contra el nazismo y de la indignación tiene que salir hoy la resistencia contra la dictadura de los mercados. Debemos resistirnos a que la carrera por el dinero domine nuestras vidas. Hessel reconoce que para un joven de su época indignarse y resistirse fue más claro, aunque no más fácil, porque la invasión del país por tropas fascistas es más evidente que la dictadura del entramado financiero internacional. El nazismo fue vencido por la indignación de muchos, pero el peligro totalitario en sus múltiples variantes no ha desaparecido. Ni en aspectos tan burdos como los campos de concentración (Guantánamo, Abu Gharaib), muros, vallas, ataques preventivos y “lucha contra el terrorismo” en lugares geoestratégicos, ni en otros mucho más sofisticados y tecnificados como la mal llamada globalización financiera.

¡INDIGNAOS!, repite Hessel a los jóvenes. Les recuerda los logros de la segunda mitad del siglo XX en el terreno de los derechos humanos, la implantación de la Seguridad Social, los avances del estado de bienestar, al tiempo que les señala los actuales retrocesos. Los brutales atentados del 11-S en Nueva York y las desastrosas acciones emprendidas por Estados Unidos como respuesta a los mismos, están marcando el camino inverso. Un camino que en la primera década de este siglo XXI se está recorriendo a una velocidad alarmante. De ahí la alerta de Hessel a los jóvenes. Con su grito les está diciendo: “Chicos, cuidado, hemos luchado por conseguir lo que tenéis, ahora os toca a vosotros defenderlo, mantenerlo y mejorarlo; no permitáis que os lo arrebaten”.

¡INDIGNAOS! Luchad, para salvar los logros democráticos basados en valores éticos, de justicia y libertad prometidos tras la dolorosa lección de la segunda guerra mundial. Para distinguir entre opinión pública y opinión mediática, para no sucumbir al engaño propagandístico. “Los medios de comunicación están en manos de la gente pudiente”, señala Hessel. Y yo añado: ¿quién es la gente pudiente? Los que se han apoderado de lo que es de todos. Y como es de todos, es nuestro derecho y nuestro deber recuperarlo al servicio de nuestra libertad.

No siempre es fácil saber quién manda en realidad, ni cómo defendernos del atropello. Ahora no se trata de empuñar las armas contra el invasor ni de hacer descarrilar un tren. El terrorismo no es la vía adecuada contra el totalitarismo actual, más sofisticado que el de los bombarderos nazis. Hoy se trata de no sucumbir bajo el huracán destructor del “siempre más”, del consumismo voraz y de la distracción mediática mientras nos aplican los recortes.

¡INDIGNAOS!, sin violencia. Hessel nos incita a la insurrección pacífica evocando figuras como Mandela o Martin Luther Kingo. Yo añadiría el ejemplo de Gandhi, asesinado precisamente en 1948, año de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de cuya redacción fue partícipe el propio Hessel. Como cantara Raimon contra la dictadura: Digamos NO. Negaos. Actuad. Para empezar, ¡INDIGNAOS!

Pues eso…

Hasta la próxima respuesta

Reflexiones de Repronto

Hacía unos cuanto días que no me pasaba por el genial “Reflexiones de Repronto”de Raúl Minchinela and Co. y mi sorpresa ha sido mayúscula al encontrarme con dos piezas alucinantes en las últimas dos entregas de la temporada. Si aluciné con los versos de cabo roto en una curiosa entrega del Repronto, hoy he flipado con el ejercico mental que propone en esta nueva entrega, titulada “Analepsis” en la que el Doctor Repronto y su equipo se atreven a jugar con la linealidad de los mesajes, los “flashbacks” y las causas de los acontecimientos.

Y como seguro que es mejor verlo y escucharlo que leerlo (esto me ha quedado muy Samanta Villar…), aquí les dejo las dos entregas de este curioso experimento visual. Elegid la versión A de los sucesos o la versión B de los hechos y luego ved la contraria….  y que ustedes lo disfruten.

Y como no he sido capaz de pegar los vídeos en el blog, sólo tienen que clicar aquí para poder disfrutar de ellos.

Hasta la próxima respuesta o reflexión…

 

La tasa “Robin Hood”

Llevaba ya unos cuantos días sin plantearme ninguna pregunta abierta y sin encontrar esas respuestas que busco en el viento (o en algún otro sitio). Mi cabeza anda dispersa con cosas tan variopintas como los Planes de Mejora, la Evaluación de Diagnóstico, las Competencias Básicas aplicadas a mi forma de enseñar, el trabajo cooperativo de mis alumn@s (si es que alguna vez lo hacen…), la educación emocional (así a lo bruto) y la utilidad de los libros de texto en el aula (de esto ya charlaremos otro día…)

Pero hoy, más que preguntar, me gustaría proponer ( o más bien compartir) una reflexión. He podido ver esta misma tarde, en las Noticias de la 2 (grande Mara Torres y su forma de contar las cosas) una curiosa iniciativa que me gustaría compartir con vosotros (aunque no sé si hay algún “nosotros” ahí fuera…). Se trata de una iniciativa solidaria llamada Tasa Robin Hood y que básicamente propone esto:

En todo el mundo, una idea que va ganando terreno: la de un impuesto aplicado a las transacciones que realizan las entidades financieras entre sí , que podría generar miles de millones de euros para combatir la pobreza dentro y fuera de Europa, y hacer frente a los efectos adversos del cambio climático.

Este impuesto ha recibido diferentes nombres según el país – “The Robin Hood Tax” en el Reino Unido, “Steuer gegen Armut” o “impuesto contra la pobreza” en Alemania, “Zerozerocinque” en Italia o “Tasa Robin Hood” en España – pero siempre siguiendo la misma idea: Una pequeña tasa que significará poco para las instituciones financieras pero un gran cambio para el resto del mundo.

¿Qué pedimos exactamente?

Que se aplique un impuesto del 0,05% a las transacciones financieras internacionales. Esta tasa permitiría recaudar 300.000 millones de euros anuales adicionales para combatir la pobreza, aquí y en todo el mundo. Robin Hood, el justiciero legendario, la apoyaría sin dudarlo.

¿Quién reclama este pequeño impuesto?

  • Líderes mundiales: Sarkozy y Angela Merkel, además de Zapatero, han mostrado su voluntad de defenderlo en los foros internacionales. Destacadas voces como Nancy Pelosi (portavoz del Senado de EEUU), el ex presidente de Brasil Lula y más de 350 economistas de prestigio internacional como Stiglitz, Krugman o Sachs, así como George Soros han firmado posiciones públicas a favor.
  • La sociedad civil: cientos de organizaciones de los cinco continentes estamos ya coordinándonos para lanzar un mensaje fuerte y unido: esta es una oportunidad única que no podemos dejar pasar. Ha llegado el momento de hacer que la Tasa Robin Hood sea una realidad. El G20 que este año se celebra en Francia debe lograr el consenso político que hasta ahora ha sido imposible de alcanzar.

Una tasa diminuta?

Según las estimaciones, un impuesto de alrededor del 0,05% solo en las transacciones financieras podría generar entre 150.000 y 520.000 millones de euros en todo el mundo. Activistas de Francia, Reino Unido, Alemania y otros países sugieren que los ingresos se destinen a:

  • Mejorar los servicios publicos y ayudar a los más tocados por la crisis económica actual
  • Reducir la pobreza en el mundo
  • Ayudar a los países más pobres poor countries to adapt to climate change.

En otras palabras, este impuesto podría ayudar a resolver la mayoría de los grandes problemas de nuestro mundo, sin que le cueste nada a los ciudadanos de a pie.


Ya veis… una petición bastante justa, ¿no os parece?

Hasta la próxima respuesta.

 

De hitos, sendas y sus consecuencias

La sensación de conseguir superar un reto propuesto y pensado con detenimiento es una de las más gratificantes que puede tener el ser humano. La planificación del reto, las dudas al comienzo, las decisiones tomadas durante su realización y un final exitoso, constituyen uno de los mayores alicientes de las personas, y uno de los motores de nuestras vidas.

Hoy he conseguido superar un reto que hace largo tiempo rondaba mi cabeza. No se trataba de ninguna proeza insuperable, ni de nada del otro jueves. Todo lo contrario. Hoy, junto a un puñado de mis amigos, he conseguido alcanzar la Punta de La Espina, un vértice geodésico a 1.181 metros de altura en la Sierra de la Espina en la zona catalana de Los Puertos. No suena a logro de alta montaña, lo sé, pero esta ruta se había convertido en mi cabeza, en algo mucho más duro y complejo de lo que al fin a resultado. Y todo porque en una guía, alguien muy conocedor de esta zona, había reseñando estas “horribles palabras”: “esta ruta presenta un alto grado de dificultad, debido al fuerte desnivel y a sus tramos perdedores”. Y debido a ellas, mi cabeza (y mi imaginación) había dibujado un maremágnum de sendas, caminos, trazas, recovecos y demás trampas que me imposibilitarían alcanzar la cima. Y nada más lejos de la realidad. Esos hitos (o mogotes) salvadores que hemos ido encontrando regularmente en nuestro camino, nos han llevados sanos y salvos a nuestro destino y hemos podido disfrutar de un increíble día de montaña, de radiante sol y de naturaleza salvaje.

Y mientras andaba ya de regreso al coche y con una charla distendida, me he preguntado, ¿cuántas veces los comentarios de otros, que consideramos sabios o expertos, o que simplemente creemos hábiles en algo, nos han impedido o nos han frenado para hacer algo?

Y me ha sorprendido mi propia respuesta.

Hasta la próxima respuesta.

P.D: La foto (los plegamientos isoclinales del Carrer Ample) la he sacado del blog “Pel Port”, debido a pequeños problemas técnicos con el cargador de fotos desde el ordenador. En breves, colocaré la mía. Hasta entonces, muchas gracias Luis.

The Element

¿Conocen ustedes a Sir Ken Robinson? ¿No? Puedes deberían, si se dedican a esta incierta labor que es la educación. Sir Ken Robinson, además de ser británico y Sir, es uno de los conferenciantes estrella de las TED (Tecnología-Entretenimiento-Diseño) y uno de los últimos pensadores revolucionarios del paradigma educativo en nuestro mundo actual. Con un verbo fluido, más parecido a un monólogo que a una intervención en una convención sobre Educación, es capaz de ahondar en las verdades que hacen que nuestro sistema educativo occidental no sea capaz de sacar a relucir las virtudes y el potencial de nuestros alumnos. Esa fue la premisa que inspiraba el vídeo que os dejo a continuación.

Pero la entrada de hoy no hace referencia a este asunto,sino que se centra en el último libro del señor Robinson, titulado “The Element: How Finding your Passion Changes Everything”

En palabras de su propio autor: “The Element is the place where passion and skill meet. People find The Element when they engage in the thing that they love that they are also especially good at doing. This leads to more than just a sense of personal satisfaction. Being in The Element insulates people against unpredictable changes and leads to a more flexible and productive society. The new paradigm of The Element has a profound impact on education, corporations, organizations, and, especially individuals. It is available to every person who knows how to find it. The Element is an enlightening tour through this new paradigm. Illustrated by stories, many based on exclusive interviews, of celebrities, entrepreneurs, scientists, and other highly accomplished people who have found The Element, it is as entertaining as it is profound.”

Un libro de obligada lectura para aquellos que hemos perdido un poco el norte en nuestro trabajo diario y que queremos recuperar la pasión por lo que hacemos.

Hasta la próxima respuesta.

La Diosa de Ébano

En la década de 1970, el artista gráfico e ilustrador Jean-Paul Goude controlaba todo lo que tuviera que ver con la carrera de la que por entonces era su esposa: diseño de portadas, contratación para espectáculos en directo, videoclips, apariciones publicas, etc… Todo este concepto artístico –que posteriormente se convertiría en el icono de toda una época– le valió el sobrenombre de ‘el creador’ de Grace Jones. Seguramente su obra más conocida sea la foto que hay a continuación, una maravilla de la manipulación fotográfica que se anticipó a la actual época del retoque mediante sofisticados programas de edición fotográfica y que bautizó con el sugerente título de “Nigger Arabesque”. La foto en cuestión fue publicada en 1978 en New York Magazine. Años después, tras ser recuperada por la propia Jones, fue la elegida para ilustrar la portada de su álbum de 1985 “Island Life”. Jean-Paul Goude recuerda con estas palabras el proceso creativo:“A menos que uno sea extraordinariamente flexible, llegar a esta postura “arabesca” es practicamente imposible. El punto era, como Grace no podía hacerla, crear una ilusión verosímil: un montaje resultado de la unión de varias fotos tomadas en distintas posiciones”

Y a continuación, la imagen…

Vista la fotografía, podríamos decir que, con permiso de Naomi Campbell, el título de “Diosa de ébano” podría haber recaído tranquilamente en Grace Jones. Una auténtica maravilla. Un detalle de belleza (y de historia de la fotografía) que nos aparte un poco de las revueltas de Egipto, de los niños robados, de las leyes restrictivas, de los acuerdos que nos harán jubilarnos cuando cante el cuco y la abubilla… en fin, que nos aleje un poco de la realidad brutal y oscura que nos rodea.

Belleza negra frente a la negra crudeza.

Hasta la próxima respuesta